Home / Mundo de Las Chapas / Las chapas personalizadas, otro medio de comunicación

Las chapas personalizadas, otro medio de comunicación

Cuando uno abre el Messenger, lee un mensaje en el móvil vía sms o por Wassapp por citar sólo tres ejemplos, los ve. Están ahí, diciéndonos con dos puntos y una letra u otro símbolo del teclado como se siente quien ha dejado el mensaje: sonriente, si se trata de dos puntos y un paréntesis de cierre :), o triste, si el paréntesis es de apertura :(. Es más: si cambiamos los dos puntos por el punto y coma, obtendremos un pícaro y cómplice guiño ;). Para reírnos, lo haremos con dos puntos y una “de” mayúscula 😀 y así mientras el teclado, la imaginación y la capacidad de abstracción nos lo permitan. He de confesar que mi favorito es el de “sonrojo” :$. Me parece gracioso, sin más. ¿Que qué tiene que ver esto con las chapas personalizadas? Siga leyendo, por favor 😉

Las chapas personalizadas, un ahorro en palabras

… ¿Dónde hemos visto esto, antes de que los diferentes artilugios electrónicos absorbiesen y acaparasen, celosos, nuestros ojos?, cómo nos comunicaban, en la prehistoria desprovista de móviles, tabletas y ordenadores portátiles estados de ánimo sin que fuera preciso hablar o, siquiera realizar gesto alguno ¡¡Eso es!! Los maravillosos smileys que ya desde los setenta nos decían cómo estaba su portador. Bastaba con mirar a la solapa del portador para saber si estaba buen humor o era mejor dejarlo beber solo Es cierto que no son, las de antaño, chapas personalizadas propiamente dichas, pero, ¿por qué no diseñamos nuestros propios esquemas de sentimiento, que es lo que son, al fin y al cabo los emoticonos, y los hacemos realidad sobre una chapa?

Top